Azafrán

Los que van, regresar procurarán. Los que van se asombrarán. Los que van se encantarán. Así es Azafrán. Un menú ejemplar, una atención digna de admirar, un ambiente que te pide quedar, que te  pide volver y que te pide con frecuencia regresar.  Todo es ejemplar, y hasta la cocina podrás observar. Su gran vidrio en el centro al final, es signo de la transparencia que tiene su arte de cocinar. Su área para sentar te da suficiente privacidad, no importa dónde te sientes o que tan alto quieras hablar. Yo solo escucho lo que en mi mesa se ponen a conversar.

Para mí, los chicharrones de cordero es algo de lo más particular que no puede faltar. Esto es parte para de las entradas con las que te recomiendo empezar. Te agregan un pulpo con una salsa que parece tener algo de humus, que no quieres parar de devorar, pero antes de todo esto, con su pan tendrás que empezar. Es tan bueno, que no requiere mezclar. Tan solo aceite de oliva deberás procurar. No se cómo hacen para arreglárselas para hacer semejante pan. Me traen una bolsa y muchas más podrían traerme para deleitar. Su empaque original, te dice que ellos mismos hacen su pan.  Las croquetas también son dignas de mencionar, pero algo debes guardar para el resto de los manjares que ellos te ofrecen preparar.  La verdad es que yo siempre digo que los españoles nacieron para cocinar.  Ese carpaccio de atún, mejor imposible quedar. No he visto ningún lugar donde hagan un mejor risotto en su tinta o el de queso que viene en el plato del “short rib”.  La verdad es que esta experiencia no la puedes obviar. Y eso que aún no pruebo sus pescados que sus “saloneros” también te podrán mencionar. Ellos están claros en lo que te pueden recomendar.

Con más visitas, creo que más recomendaciones podré dar. Azafrán es sinónimo de manjar. El Chef Alvaro Perrino merece un reconocimiento ejemplar. El menú no es largo pero la calidad es espectacular. Si quieres ir a un buen lugar a comer, Azafrán podrás visitar, conversar, comer y disfrutar. Si no has ido, recomiendo pronto llegar.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *