¡Quiero a mis amigos!

Quiero a mis amigos, porque son mis amigos, no porque sean pobres o porque sean ricos. Mis amigos son mis amigos porque los escojo por buenas razones y no por intereses o por caprichos.

Aunque no tengamos todo en común, juntos hemos andado y aunque hemos perdido oportunidades de haber compartido, si somos amigos bastante hemos convivido, así como tal vez en algunos casos hemos sufrido. A los buenos amigos nadie le quita lo bailado ni lo vivido. Nadie le puede quitar los buenos momentos, ni echar hacia atrás los recuerdos. Los amigos son los amigos.

Aunque no nos veamos todo el tiempo, quiero a mis amigos porque son mi amigos. La confianza que tenemos es como un abrigo. Es un sentimiento poderoso, y espero no perder a mis amigos, porque los amigos son bendición, eso yo te lo digo.

Hay viejos y nuevos amigos. Los viejos tienen historia y son como buenos libros. Los recuerdas con placer y con mucho cariño. Especialmente a los que de este mundo se nos han ido y a los que en vida parece que hemos perdido. Los nuevos amigos se inician y empiezan una historia que quizás nunca termine. Nunca es tarde para llamar a un viejo amigo, siempre es bueno hacer uno nuevo y tratar de hacer muchos más amigos.

Porque la amistad es un sello que no se borra, ni se olvida, a pesar de que a veces se complica y pierde relevancia por mala honda o por una línea mal dicha. El recuerdo de la amistad es de las cosas más apreciadas en la vida. La promesa de amistad es un compromiso que brinda paz y armonía.

Mi promesa es estar presente cuando un buen amigo necesite una mano o ayuda con algún camino. Estoy para ayudar a mis amigos. Es una promesa profunda que está conmigo. Si eres amigo, cuenta conmigo. Para lo bueno, lo malo, lo feo y lo lindo.

Lo que quieran mis amigos, porque mis amigos son mis amigos y aunque exista distancia, siempre está la confianza. Aunque pasen muchos días, siempre existirá simpatía. Y aunque pasen muchos años, siempre será bienvenido un fuerte abrazo.

Es importante mantener una balanza y no perder contacto, mantener esperanza y procurar verse al menos de vez en cuando.

Quiero a mis amigos porque son mis amigos. Avísame si necesitas algo o si quieres estar conmigo.

¡Soy más fuerte que el dólar!

Soy más fuerte que el dólar, mi sentimiento y mi corazón no sufren devaluación, no dependen del mercado o economía, yo lo que tengo es sabiduría, tengo valor, coraje y hombría.

Mi cuenta no se paga con dinero, no se paga con plata u oro, se paga sacando el pecho y se paga con valentía. Esto vale más que uno, dos o tres dólares. Vale más que cualquier moneda, vale más que uno, dos o tres días. No hay dinero en el mundo que saque el plazo fijo de mi rebeldía.

Mi persona sinónimo de alta cuantía, no se paga con intereses, no pierde valor y tampoco pierde plusvalía. Mi valor es constante, es siempre grande no se acorta o alarga por circunstancias o percances. No tiene devolución, ni recargo por intereses, aquí siempre hay fondo para todos los cheques en todos los días y en todos los meses. Aquí lo que hay es garantía.

Sonrisa de oro, corazón de plata, labia sabia, te ofrezco de manera diaria, mi venta no depende de pago o transferencia bancaria, depende de una transacción no monetaria más fuerte que él dólar, o de cualquier denominación monetaria.

El valor del sudor que me sale por los poros vale como un plato de arroz con moros y vale más que un dólar americano para comprar uno o dos porros. Para incrementar mi espíritu yo pienso y yo corro. Te invito a subir un cerro un par de veces y evitar enredarte con lo que valen los dólares con o sin intereses, te ofrezco un plazo fijo permanente de por vida. Vale más que un seguro hospitalario, esto es seguro de vida.

No quiero petrodólares bolivarianos que se deprecian más rápido que el sueño norteamericano. Mucho menos pesos cubanos esos ya vienen devaluados y rebajados. Tampoco quiero pesos colombianos, que dependen de la guerrilla del precio del petróleo o de cuánto siguen lavando los narcos. No quiero dólares americanos esas monedas no sirven por estar reimprimiendo más plata, lo que tienen es un fondo sin caja. Tampoco quiero Euros se les fue la mano y los ingleses también los abandonaron.

Con dólares no logras comprar mi felicidad, no compras mis lágrimas de placer o de tristeza, no compras mis sentimientos, no compras mi potencial, no compras mi interior musical, no compras mi piel, no compras mis amistades, no compras mis realidades, no compras mis cualidades. No puedes comprar nada de mis cosas espirituales. Solo puedes comprar las cosas materiales. Si eso te gusta quédate con el dólar pero recuerda que yo soy más fuerte que el dólar.

Soy más fuerte que el dólar, mi moneda no se imprime, se lleva por adentro y se lleva por afuera, soy más fuerte que el dólar, no pierde valor, por precio del petróleo, por situación de mercado, por ningún tiempo se devalúa, soy más fuerte que el dólar, se gana por consistencia, por convicción y resistencia. Soy más fuerte que el dólar, tengo más valor que visa, master card, más valor que coca cola. Soy más fuerte que el dólar, mi moneda no entra en la banca o en la bolsa. Soy más fuerte que el dólar, No se puede invertir sin tu sentir o vivir. Soy más fuerte que el dólar, Se puede ganar y devolver, se puede repartir, se puede dividir. Soy más fuerte que el dólar ,te ofrezco algo más que un dólar, soy más fuerte que el dólar, pongamos nuestros valores en una olla. Soy más fuerte que el dólar yo no cobro por mensualidades o por hora. Soy más fuerte que el dólar, no te cambio a una por otra por caprichos o por vanidades. Soy más fuerte que el dólar, te tengo una mejor oferta que todas las otras. Soy más fuerte que el dólar, mi inversión es sólida y pura, te ofrece una cura. Soy más fuerte que el dólar y llego mi hora. Soy más fuerte que el dólar, mucho más fuerte que un dólar, soy más duro que un dólar, soy más fuerte que el dólar.

Tú calvo que me escuchas…..

Me estoy quedando calvo, No hay chance que me salvo. Qué duro este trauma…Ver el pelo caer es como estar 10 horas en un sauna. Se te cae el pelo donde no se debe caer y te sale pelo donde no debe nacer. No busques remedios, no hay un coño que puedas hacer.

Estate claro que como calvo servirás de referencia…Ya dirán al ladito del calvito, abajo del coco “pelao”, arriba del cabeza de chiva, a la derecha del cabeza de mecha, y a la izquierda del peli ni mierda.

Lo único que sirve para la caída del pelo es el suelo. Despídete de llevar el pelo largo o llevarlo suelto. Vas a ver paridad de colores desde tu cabeza hasta el cuello. Ten claridad que de tu cabellera mucha se te va a ir por la ducha.

Te cuento lo que yo he buscado para ahorrarte el mandado. Empecé agarrando a un gato negro que tenía pereza, me lo puse en la cabeza y en vez de ser rareza más bien para los tigres servía de presa.

Después me compre unas pastillas contra la caída de cabello, y me dijeron que eso podía tumbar a mi compañero…. ante semejante riesgo no hay discordia, mejor no pierdas tiempo y guarda tu dinero.

Salté para unas ondas en la cabeza, pensé que esto resultaría con certeza, después me sentía como en iglesia para dar esperanzas… no me salió ni una ni dos trenzas. Por una módica suma que rompe cualquier techo, una promesa te clavan en el pecho.

Bien bajito y cortito, espero que así como esta, se quede un tiempito. Con la caída, no importa el tamaño de tu chequera… Despídete de tu cabellera, si la calvicie te espera.

Hay dos formas de ver esto… La mala y la buena. La mala es que te moleste y dejes que te cueste… La buena es que lo tomes a relajo y que no te importe un carajo. Ya yo pase por la mala y estuve más que un rato, preocupado…. me dije ya está bueno, no seas tan tarado. Estoy entrando en la buena, hace mucho tiempo me despedí de la melena. Que no te de pena, todo calvo recibe este trauma por alguna vena, pero deja que esta se convierta para ti en una pena ajena. Eso sí, antes de quedarte completamente calvo búscate una mujer buena…. Una que se quede contigo con o sin melena.

La Vida y La Muerte

La vida no tiene final y la muerte es solo un comienzo, para andar en otro lado o soplar otros vientos. La vida y la muerte…ninguna de ellas tiene final. Que nunca se acabe tu hambre voraz, ni tú sed bestial. La gracia de tu vida hecha un proyecto, es andar como si fuera tu último intento.

Como quieres terminar es precisamente como quieres andar. Que no te dé pesar…. La verdadera gracia es el camino que decides trazar y como aprendes a tu destino disfrutar. Haz duelo con tus tristezas y arrepentimientos…. Que estos te hacen más fuertes y preparados para los próximos retos. Se dueño de tus propios vientos, la vida es tuya, ya sabes que yo no te miento.

Tu vida en el mundo no es el último round, sino el primero de “setepecientos”. Con ánimo andar, en vez de triste estar, siempre buscando cómo mejorar y a quien puedes ayudar. Hay que buscar aprovechar y en tu vida sembrar lo que quieres cosechar. Haz lo que quieras y tú prefieras. Piénsalo bien y dale como una fiera. Pase lo que pase, no hagas que un arrepentimiento en tu alma te hiera. Esto es parte del intento. Lo que suma y que resta es parte de tu vida y cuando te cuesta, a veces ayuda tomarte una siesta.

El pasado es tu guía con sus buenos y malos no hay forma de verlo diferente a excelente, el presente es ahora para tomarlo de frente y el futuro es una promesa de lo que quieres que le puedes hacer a tu mente.

Si tú pasado es malo aprende de él y alegra que ya se ha pasado. Si es bueno, busca como repetirlo de nuevo y si es incierto puedes cambiarlo porque aún está abierto. Si puedes pensar y sentir aún no te has muerto. Si puedes ver…. lo peor que serás es un tuerto, pero un ojo ve lo mismo que otro en el progreso o en el desierto.

Busca tu victoria, tu espíritu implora, si tu ser no explora. Mientras más experiencias, más de felicidad tu mente explota. No sueltes la pelota y cumple tu cuota. El tiempo no para y perderlo por gusto es cuenta cara. Recuerda que siempre decisión y acción siempre repara. En las buenas y en las malas hay que siempre darle la cara con la vida presente o con la muerte si la tienes mirando de frente parada.

La Suerte y Destino

Hay mucha gente que cree ciegamente en la suerte. Superstición, menos ciencia y más ficción, creencias en la religión y si rezo fuerte salgo campeón.

Lo que pasa con la suerte es que la gente confunde su definición. Tener suerte es ser agradecido por buena fortuna y bendición. No hay trucos de magia, ni un brujo que te resuelva en las Islas Canarias. Lo que te da tu destino es tu suerte, ya sea buena o canalla.

Lo que pasa con el destino es que la gente confunde que no hay más camino. Tu destino es parte de lo que tú decides, no es un escrito pergamino y lo que te diga la gente que no te importe un comino. Dios te va entregar lo que puedas soportar… Lo que importa realmente es como lo vas a manejar.

Tú haces tú suerte y formas tu destino. Te puede tocar barato o muy fino. A mí me encanta tomar vino y aún no se cuáles van a ser todos mis caminos. Siento en mi ser que vienen buenos cambios que serán sabios, han tomado tiempo en formarse pero ya son prioritarios. A disfrutar el momento y lo que será de este cuento, que aún no sé dónde o cuándo termina. Si mis cuentos caminan, diría que están de pie listos para ir a más sueños risueños. Yo quiero reír, llorar y cantar, porque aún me quedan cosas por alcanzar que de seguro me van a costar pero al final serán de gozar, y después querré enseñar.

El que trabaja más duro algo de suerte tendrá, pero al final es el que más inteligente le da, que ganador terminara. La suerte no se tiene sino que se hace y el destino no llega sino que se traza. Busca tu suerte que ella es ciega y no puede verte. Encuentra tu destino y no busques a ningún cuento chino que defina tu camino. Eres tú mismo que decides si tu vida es tranquila o se convierte en un sismo. Piensa sobre tu destino que por ahí vendrá la suerte para hacerte camino.