Intimo

Llegué a Intimo por referencia y no por preferencia; no conocía el lugar, así es que no sabía si saldría con indiferencia o con grande complacencia. Sin dudas, haber ido  a Intimo acompañado por mi esposa María fue una grata experiencia. Siempre la compañía y el lugar hacen una importante diferencia. 

La referencia fue dada por un amigo llamado Telly Ríos, que tiene  disposición de recomendar buenos platillos; Y por lo que he podido ver hasta ahora, le saca provecho a los lugares de buena comida y no escatima con justos cumplidos. Sin darme cuenta parece que he hecho a un “foodie” de amigo. 

Tengo que de alguna manera brindarle homenaje a esa recomendación, y es que el lugar la verdad que es digno para hacer algo de relajo y para degustación. 

Un tema curioso y distinto, es que llegar al lugar fue como encontrar un tesoro o un secreto bien escondido. No tiene letreros afuera, ni señales de mostrar donde es que están metidos. Si no sabes dónde es, te va costar llegar sin ser dirigido, a no ser que uses waze o tengas dones intuitivos. Parece que le hacen homenaje al nombre y es como un privilegio estar en este lugar que tiene un ambiente distinguido. Lo menciono para preparar al que esté planeando hacer el recorrido.

Yo sugerí que pusieran un letrero afuera como mínimo, pero me respondieron que uno de sus secretos es ser discretos, así es que a sus razones termino dándole mis respetos.  Tendría que admitir que con fuerza no discrepo. Algunas veces es bueno, procurar irse con su propia estrategia como reto. Yo hubiese colocado no uno, sino más de un letrero, pero si yo tuviera un restaurante, probablemente le pondría al nombre del sitio, algo relacionado con versos  y con alegres gritos. Cada loco con sus propios líos, es lo que a veces me decían un par de tíos.

Una vez llegas, el ambiente en la barra, denota que es divertido.  La cocina es tan ordenada como cercana; puedes ver dedicación y buen estilo. La reacción al entrar es que te alegras que podrás ser atendido. Pero quedas aún más sorprendido cuando finalmente la carta de cocteles te la han compartido y cuando te empiezan a explicar el menú que ellos tienen listo para ser repartido. Además de esto, la música para que te digo. Yo por mi lado quedé complacido. Este es un restaurante que parece que el ser sorprendido lo hace más divertido. La originalidad y variedad lo utilizan como vestido, así es que en la comida podré hacer cumplidos sin enterar en detalles sobre el surtido. Me explicaron que 90% de sus ingredientes viene de locales cultivos, lo cual denota la importancia que le dan a sus productos nacionales producidos.  Ya bastante que he revelado en este algo extendido escrito. No le haría justicia al que  o haya ido. Reconocimiento que podría dejarse con propina en la mesa.

Estoy dispuesto a compartir la atención especial recibida. La importancia que le dan a los detalles de manera seguida. A pesar de estar siempre encima, la atención de Michelle, Andrés y Andrea, nunca marea. 

Entre detalles perdidos por estar con mi esposa en conversación sumergido, nunca supe los nombres de los otros involucrados en esos servicios.  Son varios los que están al tanto de tus pedidos. Ya me tocará en otra ocasión darles merecidos cumplidos. A Intimo estoy dispuesto a regresar con mi esposa y también con varios amigos. El lugar tiene tal vez algo cerca a 30 puestos para ser atendido.  Yo haría la reserva, porque difícilmente saldrás arrepentido. 

Si tienes pareja recomendaría dejarla exclusiva en tu primera visita.  Si no tienes pareja, empezar con la ayuda de sus delicias, tal vez te ayude a incentivar a que te den algunas caricias. A Intimo lo recomiendo por su originalidad, y su servicio, y se merecen que lo mencionen en varias revistas. Leer más