Disfrutar el camino y la victoria

Hay que disfrutar el camino y la victoria. Hay que asumir también derrotas. Disfrutar el camino es fortalecer tu historia y al contrario pero acorde cómo dice Rubén Blades, eso NO “es una mente que afloja ni tampoco pierde la razón”. En el camino está la sazón, y si no la gozas y disfrutas, tu plato de comida va a perder el sabor.

A pelear las malas y tragarse las pastillas amargas, que para las dulces, a veces tenemos que hacer filas largas. A veces subes, a veces bajas. Asegúrate de apretarte el cinturón, para que del vagón no te salgas. Puede ser que te caigas, pero solo recuerda que hay gente que le gusta tirar piedras en ese momento, aunque puedas agarrar muchas rabias. Tal vez esto te motive a tomar fuerzas y tomar actitudes sabias.

Celebra cuando estés en las buenas y procura crecer cuando un techo sientas. No es fácil romper la costumbre y saltar a prácticas ajenas, pero a veces para lograr victorias tenemos que romper algunas barreras.

Me encuentro con de todo en mi camino, con gente buena y con escoria, según me dice mi memoria. Victorias, miedos, rabias, valor, fracasos y derrotas. Para todas estas siempre hay que tener bien puestas las pelotas.

Levántate cuando te caigas, corre cuando te paras y descansa cuando llegas a tu casa. Deja los problemas de la calle, y dile a tu mente en la noche, ya por hoy basta. Hay que aguantar el round del día, y buscar pasta. Cuidado con lo que gastas, recuerda que a veces fallas, toca aprender que a veces es mejor cuando callas que cuando hablas. Perdónate, y responsabilízate por tus fallas, procurando arreglarlas. Cuando te equivocas es cuando realmente necesitas agallas. Aquí es cuando te caes, cuando te levantas, procuras sembrar plantas y hacer algo que te lleve a tierras santas. Métele ganas que por ahí saldrán victorias sanas.

Mantén la calma y no alborotes un avispero, por unas toallas malas. Siempre piensa que es peor ser picado por una mantaraya, y por eso no vas a dejar de ir a la playa.  Hay que estar dispuesto a cazar tigres, leones o elefantes. Siempre ir con ganas, dispuesto y elegante. Siempre con buena actitud hacia lo desafiante.

Las victorias se visualizan. Tu mente las piensa y las tareas para llegar se asimilan. No todo se hace en un día. Sin dudas, toca mucha disciplina.

Mantén siempre esto en tus memorias… Sea lo que hagas, disfruta el camino, aprende de las derrotas, esfuérzate por tus metas, que el intentarlo ya es una de tus victorias.

Eric Sánchez
5 de mayo 2018

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *