Donde Pedro, Jaleo o Café Balear

Donde Pedro, Jaleo o Café Balear?

Empiezo con la pregunta porque cuando quiero ir, digo vamos donde Pedro? Mis amigos preguntan, dónde es esto? Y les tengo que decir que en su momento se llamó Jaleo, pero ahora esa casa, Café Balear, la ha adoptado con su nombre y como su lugar residencial.

Café Balear siempre fue un lugar dónde el apetito sale a bailar, dónde el gusto se logra expresar y los deleites se presentan para conocerse y cantar. Un lugar donde mi suegro (Chivo Ortiz) solía por no decir a diario, con frecuencia almorzar. Un lugar donde aprendí a vinos blancos seleccionar para comer uno que otro manjar del mar. Y es que la lista de vinos la han armado con detenimiento. Cuando los pidas con la comida, llevarás una fiesta por dentro.

Debo decir que el lugar físico actual siempre ha sido acogedor. A mí me gusta comer adentro, me siento como si estuviera en una cueva pero como en el cielo y no como en el infierno. Está la gente que le gusta afuera. Lo bueno de esto es qué hay mucho espacio, puedes invitar a mucha gente y a medida que va la gente llegando, puedes ir mesas juntando y terminas con una mesa tan ocupada como cuando todo estaba empezando. En esta área hay más espacio y por mi lado no hay problema en que lo escojas, el problema para mí sería que fueras y no comas.

Es que solo hay un Pedro. Es el único en el país que he visto que te pone de menú, un tablero. Esto quiere decir que fácilmente puede ir cambiando de variedad con el tiempo. A veces podrás pedir algo que ya no está en el tablero, pero que aún se mantiene escrito en los vientos… de estos, hay cientos y que recuerdes los que te gustan, te recomiendo. Es que sus platos pueden darte un placer con recuerdo eterno. Tendré que explicarte algo de ellos, y recomendarte los que tienen de Pedro su sello. Tendrás que probar algunos de ellos.

A pesar de que el menú esté en un tablero, puedo decir que es extenso. Tienes entradas, platos fuertes y postres con sabores inmensos. Creo que debes empezar en entradas con varios platos diversos. No gastes tiempo con una tabla de quesos, arranca con el pan con tomate; es tan bueno que su descripción empieza con P y luego viene la madre.

El único lugar en Panamá que conozco dónde te ofrecen huevos rotos. Esta entrada calma el hambre de varios monstruos. Hay unas carimñolas de cordero. Vienen con una salsa de yogurt que le dan un toque de lo más placentero. El chicharrón de pescado es más rico que el carajo. Es en serio, no es relajo. Tú puedes irte con las entradas y por no tener más espacio regresar al día siguiente. Pero si no has probado los callos con garbanzos al estilo Balear, tendrás por tu bien que regresar.

El día que logres comer los platos fuertes, te sentirás con mucha suerte. El cochinillo es un plato para hombres y no para chiquillos. La costilla ahumada, te recomiendo darle una probada. El arroz meloso es más que sabroso. Ese tiene guandú, imagínate tú. También te hace paella, y fideua de mariscos que toca darle mordiscos. Pedro parece que tiene experiencia vasta en la pasta. Mi esposa siempre la pide con langostinos y Peperonchini. A veces pasta corta, pero la mayoría linguini, o spaguetini. El hacia una tuna, si no me equivoco con una crema de manchego. Esto así tan bueno, no hay derecho.

Me dicen que tiene tremendos postres. Pero cuando termino con las entradas y platos fuertes, no hay espacio que me sobre. Algún dia probaré su cazuela de chocolate, y probablemente me pueda comer una crema catalana. De cualquier manera, ir a comer donde Pedro, me dan a cada rato muchas ganas. Aún mejor si voy con los que llamo de hermanos y hermanas. Te invito donde Pedro. Te garantizo que ese día ganas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *