¿Qué significa ser norteamericano?

La definición de norteamericano es complicada. Una cosa era antes y otra cosa es ahora. La mente del norteamericano cambia, depende del calendario, de la región, del momento y la hora. El pensamiento norteamericano puede ser polémico y puede ser complicado. Puede ser sencillo, o trillado, y de seguro el pensamiento norteamericano es muy variado. Así es que vamos a tener que hablar de los extremos y del medio para poder entender por completo al norteamericano.

Empezando con algunos méritos obvios y notorios, llamemos a los Norteamericanos, dueños de la mitad del mundo, ejército con poder rotundo, que salvaron a Europa y al mundo de locos como Hitler y del comunismo ruso que querían apoderarse del mundo. En esa época eran los buenos, los salvadores, el ejército con el poder y con los correctos valores profundos. Decir soy Norteamericano era sinónimo de decir, soy ciudadano del mejor país del mundo.

La familia norteamericana era sinónimo de ser trabajador y sano, todo el mundo quería el sueño americano. Franquicias y cadenas, los mejores supermercados y tiendas, tecnología campeona, tremendos vinos en ciertas zonas, climas y territorios envidiables, lugares y ciudades a visitar brutales. Los maestros del estudio, las más destacadas universidades, y hasta naves espaciales. El mejor entretenimiento del mundo, Hollywood, Broadway, Rock n Roll, Jazz, Las Vegas, y Disney World. Canales de televisión, lugares de alimentación. Lo mejor en deportes, tenis, golf, beisbol, boxeo y una propia versión del futbol.

Por aquí vamos con lo mejor. De las cosas que les han hecho ser superior. Su libertad, y democracia la hacen una gran nación, pero nadie es perfecto y toca procurar revisar los problemas que tienen, esperando elevar conciencia y que a sus problemas encuentren solución.

Hay de lo mejor y de lo peor. De santos no tienen ni olor. Ellos piensan que son los policías del mundo, quieren aplicar sus leyes a gusto y no seguirlas que no es justo.

De lo peor que yo he visto, el racismo ha sido como estar en un infierno, era un odio eterno en verano e invierno. A los negros de este país los trataron con mucho odio y violencia. Ha mejorado un montón y hay mucha conciencia, pero inclusive aún existe mucha indiferencia. El norteamericano no tuvo clemencia.
Es una cortada profunda que se le hizo a la decencia y aunque el racismo ha existido en todos lados, en Norteamérica creció mucho en potencia. Han mejorado y crecido tanto, que su Presidente actual ya no es blanco. Espero que elijan a una mujer para su aceptación y apertura como sociedad siga mejorando. Lo cierto es que mucha gente buena ha estado peleando para que esto pudiese ir cambiando. La aceptación y apertura en diferentes estilos de la gente es un referente y espero no haga reversa y siga avanzando. Aún queda tela que toca ir cortando.

Otras de las plagas, han sido las drogas. Parece que el norteamericano se ahoga con el consumismo de las llamadas recreacionales drogas. No hay nadie que gaste o consuma más para trabarse con sustancias tóxicas. Esto es ver al diablo mismo con cola. Es vandalismo, es trampa y violencia con pistolas. Este es otro problema, es una gran tragedia y es todo un tema, extrema facilidad de conseguir pistolas, consigues hasta en la escuela. Esto es como ver al diablo pero ahora con botas. Y algo pasa en la sociedad norteamericana que las familias se separan y la juventud un futuro peligroso les depara. Esto es como verle al diablo la cara. Tenemos que ver cómo sacamos en Norteamérica al diablo de la jugada. Ellos son nuestros vecinos y son los principales inquilinos. Si ellos están mal, nosotros también sufrimos. No somos del norte pero somos americanos, y si ellos están bien tendremos más chance de tener un futuro de peligro alejado.

Espero lograr en mi país, el sueño americano que puede parecerse pero no es el norteamericano, porque el sueño mío es latino que quiere pasear de vez en cuando en Estados Unidos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *