Entradas

TACOS LA NETA

Si no existiera México, pudiera decir con más confianza y menos arrogancia, que Tacos La Neta, son los mejores tacos del planeta. Digo arrogancia porque comparto nacionalidad con su famoso chef Mario Castellón, de quién no hablaré mucho en esta pieza porque sería como repetir la historia en mi cabeza, ya que me toca hablar de él sobre las ofertas culinarias que ofrece en otro conjunto de mesas.

Como buen tradicional lugar de tacos que cualquier ciudadano debe experimentar después de una noche de bebedera, y/o antes que se muera, el ambiente tiene aire acondicionado adentro y un buen ambiente afuera. Me gusta más de noche, pero puedes ir al mediodía, y no tendrás reproche, seguro tendrás buena estadía. Se presta para celebrar una reunión con amigos, no necesitas cita previa, y es una experiencia regia.

Pero me toca hablar de cuál de los tacos, es el más berraco.  Y definitivamente tendrás que seleccionar de los que hay en Tacos La Neta.  Su calidad en tacos y sus cervezas, se respetan.  Lo mejor es que pruebes de todos y tú decidas cuál es el que tu paladar podrá más disfrutar.

Con entradas deberás empezar, ya que sería una lástima que no pruebes el dip de frijoles, el guacamole, la sopa de tortilla, o el chile con carne que abre un apetito que arde.   Mi herencia cubana me inclina hacia los tacos de cochinillo, yo a esos le meto el colmillo. Los de cohinita pibil, después que los pruebas, te quieres quedar en lugar de partir. Y los de panza, o “pork belly” crocante, son un pecado parecido a tener una amante. Pero los de carnita, con limón, posiblemente sea el campeón.  Depende de tu inclinación, tu gusto y favorita selección. Es difícil escoger cuál es el mejor.

Como siempre hace Castrellón, le mete algo panameño a su sazón y es por esto que él te ofrece en un platillo, “el mariachi chorrillo”, que tiene corvina frita, tomate, repollo y cilantro. Es un taco con ingredientes de cultivos panameños que tiene su encanto. También ofrece uno con una salsa especial de café unido y chile, este es con calamar, y con esto podrás reflexionar, que aquí hay selecciones de tierra y mar.

Aquí la variedad que puedes ver en su mural, me invita a quedarme con los tacos y cervezas de tipo artesanal.

En lo personal, no me da para postres considerar, pero a los amantes de con dulce les gusta terminar, les recuerdo que este chef, sabe de postres y te hace un pie de limón, un “cheese cake” y un flan. Con cualquiera de estos o si te comes un “tres leches”, al terminar es para que en alguna cama te eches.

Sacando a México de la escena, digo que Tacos La Neta, hace los mejores tacos de este planeta.

 

Los Años Locos

Restaurantes como Los Años Locos son pocos. Estemos claros que aquí vas a comer una gran variedad de manjares, y aunque no tenga nada de malo comerse un plato de arroz con porotos, yo recomendaría que seleccionaras del menú de sus múltiples opciones otros.

Al Sr. Ruben Van del Werf, no lo conozco, por ende, los elogios, no son ni pagados o acordados. Creo que hay similitudes en filosofías y gustos propios.  Leí la introducción de su invitación al restaurante y su carta de vinos, realizando que compartimos una pasión que hace un llamado a seguir su invitación.

En variedad, creo que tienen de todo. Si vas con una familia grande, es casi imposible que no encuentres lo que buscas uno o lo que busca el otro. Carnes, pastas, pescados, vinos, postres y tragos. Restaurante, bar y salones privados. Te ofrecen ver deportes, que brindan grandes emociones. Yo no sé de lugar que tenga más opciones. Este lugar sin dudas pasa entre mis mejores restaurantes revisados.  Pero además de opciones, está la calidad de sus sabores. Yo les hablaré de las degustaciones que han sido mis selecciones.

Empezamos por las entradas qué hay un montón que en mi lista yo tengo. Las empanadas que se le ponen chimichurri y picante son de carne, estas no solo te abren apetito, sino que te dan más hambre.  De aquí puedes pasar a unos calamares rellenos de manchego. Cuando los pruebes le vas a desarrollar un gran apego. Al que le guste la morcilla, que la pida, aunque no sea para todos una selección preferida. Lo que si puedo decir es que juntarla con el condimento que lleva tomates y aceite de oliva, es algo que no se te olvida.  Es todo un dilema decidir cuál de esos condimentos son de las selecciones preferidas.

Es obvio que en un restaurante argentino pedir carnes es bueno, porque cortes tienen bastantes.  Entrañas, vacío, New York, de todos los cortes finos, en fin, espero que cuando que me entiendan el mensaje cuando de variedad de carnes les digo. Lo que sí puede ser sorpresa es qué hay tremendas opciones en productos de mares. Quién hubiese pensado, que estas están muy apartadas de ser despreciables. Puedes pedir salmón gratinado, que vas a quedar encantado. Puedes optar por uno planchado, si lo que quieres es por irte con algo para digerir más simple que complicado. El atún con salsa oriental, es una opción digna para disfrutar.  No nos olvidemos, que siempre te invitan a pasar por su variado salad bar.

Complementando su selección de vinos puedo decir qué hay pocos que reflejan la pasión que compartimos. El seleccionar buenos vinos, es como comprar para navidad, el mejor de los pinos.  En pocos lugares encuentras pago de los capellanos, así como también es raro encontrar Susana Balbó, reconocen el valor de un menos comercial Cuvee Alexandre  Lapostolle. En vinos, que tremenda selección.

A la hora de los postres, yo solo puedo hablar del mejor pie de chocolate que puedas comprarte. Es tan bueno, que nunca he podido probar otros postres de los que ellos te ofrecen a darte. Sin dudas un deleite vas a darte. El problema es que pidas uno y sean muchos con los que compartes.   El pie de limón es el de mi esposa su selección. Cada uno con sus preferencias, yo solo agradezco que se pueda cumplir toda esa tentación.

Aprovecho a comentarles qué hay dos sucursales. Una nueva en Costa del Este y el otro que tiene años, dicen ellos que en San Francisco pero yo digo que se entra por la calle cincuenta. Al que vayas dependerá de dónde te encuentras.

En fin, el tiempo que pases aquí vas alegrarte. Con sus platos y sabores vas alocarte. De seguro, vas a querer más tiempo quedarte. Asegúrate que cuando termines de comer, puedas pararte.  Se nota que en los Años Locos, tienen toda la intención de enamorarte.

 

Felipe Motta

Felipe Motta se escribe con F de felicidad y M de Mocha.  Donde el buen servicio se nota, y los vinos dan para escribir notas.  Yo pienso que una sección de cafés también toca. Sería una sugerencia en esta nota.

 

Comprar vinos en Felipe Motta siempre me provoca.  A mi esta labor en la casa me toca y yo por eso es que guardo una cava para cuidar de las mejores compras.  Es por esto que yo me he inscrito desde hace varios años en el wine club de Felipe Motta.  Dos vinos son los que cada 2 meses me tocan; Y tengo el privilegio de recibir del enólogo o el dueño una nota. Hay que complementar este club con otras compras. El club es para probar diferentes cosas.

 

Quien quisiera algo mejor, se equivoca. Aquí el buen gusto se nota. No solo por vinos, sino también por abre bocas. 

 

También por otros licores, y por otras cosas especiales como cervezas artesanales.  Otra sugerencia es que se abra más el compás y degustemos más de estas nuevas cervezas, que probando es que uno se da cuenta de lo bueno que son las cosas. 

 

La experiencia gastronómica hace del vino una experiencia exótica. La experiencia del vino hace que uno pueda elegir las mejores cosas. Juntemos estas dos que siempre cuando están juntas se notan. Arranca con un aperitivo y cierra con un licor o digestivo. Esto decía mi suegro, que le decían el Gran Chivo.  

 

Mi lista ha ido evolucionando empezando en Argentina desde Altos de las Hormigas, al reserva, y luego otras casas. Achaval Ferrer, me lo puedes creer, es fenomenal.  Pero si tengo que recomendarte algo me voy con un Susana Balbo. El Salentein precio calidad es genial. Luigi Bosca va bien en mi boca, y la mayoría de las veces Malbec es que me provoca.  

 

Pero los chilenos no se quedan atrás, porque de la casa de Concha y Toro, tenemos a Terrunyo, Y Casa Concha. Clase de vinos qué hay que elegir buenos días cuando se toman.  Con Don Melchor, no se habla, si no se toma.

 

Los Españoles que nacieron para comer y cocinar no los podemos dejar atrás. Gran Fausto se menciona por su gran relación de precio que denota generosidad.  Desde Lan para luego subir a otros como An2 y a mejor categoría  An,  un nivel distinto de satisfacción te dan.  Y en Albariños por excelencia con Martín Codax, y también Santiago Ruiz, a mí siempre me ponen feliz. 

 

De italianos, te recomiendo algunos chiantis, y todos los brunellos, hay varios que tomarse solo una copa es como un duelo. No sé si es su técnica o es el suelo. Pero a mí que no me quiten el vino porque muero.

 

Felipe Motta, se escribe con F de felicidad y con M de Mocha.  Avísame cuando quieras ir, que posiblemente te acompaño porque a mí siempre me provoca.

Donde Pedro, Jaleo o Café Balear

Donde Pedro, Jaleo o Café Balear?

Empiezo con la pregunta porque cuando quiero ir, digo vamos donde Pedro? Mis amigos preguntan, dónde es esto? Y les tengo que decir que en su momento se llamó Jaleo, pero ahora esa casa, Café Balear, la ha adoptado con su nombre y como su lugar residencial.

Café Balear siempre fue un lugar dónde el apetito sale a bailar, dónde el gusto se logra expresar y los deleites se presentan para conocerse y cantar. Un lugar donde mi suegro (Chivo Ortiz) solía por no decir a diario, con frecuencia almorzar. Un lugar donde aprendí a vinos blancos seleccionar para comer uno que otro manjar del mar. Y es que la lista de vinos la han armado con detenimiento. Cuando los pidas con la comida, llevarás una fiesta por dentro.

Debo decir que el lugar físico actual siempre ha sido acogedor. A mí me gusta comer adentro, me siento como si estuviera en una cueva pero como en el cielo y no como en el infierno. Está la gente que le gusta afuera. Lo bueno de esto es qué hay mucho espacio, puedes invitar a mucha gente y a medida que va la gente llegando, puedes ir mesas juntando y terminas con una mesa tan ocupada como cuando todo estaba empezando. En esta área hay más espacio y por mi lado no hay problema en que lo escojas, el problema para mí sería que fueras y no comas.

Es que solo hay un Pedro. Es el único en el país que he visto que te pone de menú, un tablero. Esto quiere decir que fácilmente puede ir cambiando de variedad con el tiempo. A veces podrás pedir algo que ya no está en el tablero, pero que aún se mantiene escrito en los vientos… de estos, hay cientos y que recuerdes los que te gustan, te recomiendo. Es que sus platos pueden darte un placer con recuerdo eterno. Tendré que explicarte algo de ellos, y recomendarte los que tienen de Pedro su sello. Tendrás que probar algunos de ellos.

A pesar de que el menú esté en un tablero, puedo decir que es extenso. Tienes entradas, platos fuertes y postres con sabores inmensos. Creo que debes empezar en entradas con varios platos diversos. No gastes tiempo con una tabla de quesos, arranca con el pan con tomate; es tan bueno que su descripción empieza con P y luego viene la madre.

El único lugar en Panamá que conozco dónde te ofrecen huevos rotos. Esta entrada calma el hambre de varios monstruos. Hay unas carimñolas de cordero. Vienen con una salsa de yogurt que le dan un toque de lo más placentero. El chicharrón de pescado es más rico que el carajo. Es en serio, no es relajo. Tú puedes irte con las entradas y por no tener más espacio regresar al día siguiente. Pero si no has probado los callos con garbanzos al estilo Balear, tendrás por tu bien que regresar.

El día que logres comer los platos fuertes, te sentirás con mucha suerte. El cochinillo es un plato para hombres y no para chiquillos. La costilla ahumada, te recomiendo darle una probada. El arroz meloso es más que sabroso. Ese tiene guandú, imagínate tú. También te hace paella, y fideua de mariscos que toca darle mordiscos. Pedro parece que tiene experiencia vasta en la pasta. Mi esposa siempre la pide con langostinos y Peperonchini. A veces pasta corta, pero la mayoría linguini, o spaguetini. El hacia una tuna, si no me equivoco con una crema de manchego. Esto así tan bueno, no hay derecho.

Me dicen que tiene tremendos postres. Pero cuando termino con las entradas y platos fuertes, no hay espacio que me sobre. Algún dia probaré su cazuela de chocolate, y probablemente me pueda comer una crema catalana. De cualquier manera, ir a comer donde Pedro, me dan a cada rato muchas ganas. Aún mejor si voy con los que llamo de hermanos y hermanas. Te invito donde Pedro. Te garantizo que ese día ganas.